ESTÁS EN • Noticias

Centro Kennedy, paraíso cultural en Estados Unidos

08 - 05 - 2018 POR :    Prensa Latina  
img_ppal

Cerca de 400 artistas cubanos protagonizarán un gran festival en la que constituye hoy una de las instituciones culturales más activas de Estados Unidos: el Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas.

 

A partir del 8 de mayo y hasta el 3 de junio, el imponente espacio que ocupa 17 acres con vistas al río Potomac, en Washington DC, pondrá cada una de sus instalaciones —incluyendo nueve teatros— a disposición del evento de mayor magnitud celebrado en este país en honor a la cultura de la nación caribeña.

 

Así lo confirmó a Prensa Latina la directora de Programación Internacional del lugar, Gilda Almeida, quien consideró que los asistentes al festival, bautizado como Artes de Cuba: De la isla al mundo, tendrán una oportunidad única de conocer lo mejor de la mayor de las Antillas en teatro, música, cine, danza, artes visuales y culinaria.

 

El Teatro Eisenhower, con capacidad para mil 100 personas, será el espacio donde ocurrirá la apertura de la cita, con un espectáculo en el que participarán la Diva del Buena Vista Social Club, Omara Portuondo, y los pianistas Rolando Luna y Aldo López-Gavilán, entre otros artistas.

 

También acogerán las presentaciones de los cubanos otras salas de la institución como el Teatro de la Familia, que puede recibir a 320 espectadores; el Teatro de la Terraza, con medio millar de asientos; y el Escenario del Milenio, ubicado en el Gran Vestíbulo del lugar, entre otros.

 

Un papel especial tendrá la Casa de la Ópera, con dos mil 300 puestos y donde se presentará del 29 de mayo al 3 de junio el Ballet Nacional de Cuba, que celebra este año el aniversario 40 de su primera gira por Estados Unidos, la cual comenzó, precisamente, por el Centro Kennedy.

 

En ese momento el sitio ya era uno de los más importantes del país norteamericano, tras abrir sus puertas en 1971 como un monumento dedicado al expresidente John F. Kennedy (1961-1963).

 

Sin embargo, la idea de su concepción surgió durante la administración de Dwight D. Eisenhower (1953-1961), quien en 1958 firmó una ley que establecía la creación de un Centro Cultural Nacional.

 

Tal edificio, diseñado por el arquitecto Edward Durell Stone y cuya construcción duró cinco años (de 1966 a 1971), recibe anualmente una audiencia de más de dos millones de personas, y ofrece dos mil representaciones de teatro, música y danza, festivales, eventos comunitarios y programas multimedia, entre otras actividades.

 

En los escenarios de la institución, que es sede de la Orquesta Sinfónica Nacional y de la Ópera Nacional de Washington, se estrenaron obras teatrales de Tennessee Williams y Arthur Miller; ballets de Antony Tudor, Agnes DeMille y Jerome Robbins; y composiciones de Aaron Copland y Dmitri Shostakovich, entre otras reconocidas figuras.

 

(Tomado de Prensa Latina)



img